Filosofía para niños?

20160625_212416

Visité La Noche de la Filosofía, que se realizó el 25 de junio pasado en el CCK. Encontré allí un  vasto número de conferencias y charlas programadas de pensadores tanto nacionales como internacionales, realmente fue toda una fiesta del pensamiento donde se ofreció un menú filosófico a la carta.

En la gran grilla donde figuraban los temas y disertantes hubo un espacio reservado para la infancia, que especialmente llamó mi atención. En esa zona infantil había dos talleres filosóficos, uno dedicado a niños de 6 a 9 años “¡Oh, amigos míos, no hay amigos!”; el otro dirigido a niños de 10 a 14 años “¿Dónde estás, libertad? Pica, para todos mis compas.”

Lamenté no cumplir con los requisitos de edad, pero eso no impidió que pudiera participar del mismo como una observadora privilegiada. Sentí mucho entusiasmo por ver qué interés podían manifestar los niños al formar parte de un encuentro filosófico. Fue planificado y llevado a cabo por un grupo de jóvenes profesionales, que se las ingenió para trabajar un tema tan  trascendente como la libertad.

Recibí un bálsamo de frescura al ver como con consignas simples y a partir de un recurso  que buscaba problematizar, se aportaban herramientas para pensar. Surgían entonces, diálogos y copiosos comentarios de los chicos que daban cuenta de la exploración que realizaban en ese “juego filosófico”, donde todo transcurría en un clima de respeto mutuo.

El Pensadero es quien llevó adelante estos novedosos talleres en La Noche de la Filosofía, con una propuesta sistematizada, con reglas y objetivos claros, cuyos coordinadores se formaron para tal fin. También hay otros grupos que están trabajando en el interior del país, en Latinoamérica y el resto del mundo. Se puede hallar más información en la videoteca del  I Congreso Latinoamericano de Filosofías e Infancias.

Están trabajando en diferentes instituciones educativas dando clases filosóficas con el objetivo de estimular el proceso de pensamiento en los niños. Se establece así,  un vínculo entre la filosofía, la educación y la infancia. Parece entonces, que no hay edad para preguntar y preguntarse, cuando el ámbito es propicio para ello.

2016-06-27 11.20.14 (1)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Noni, noni…

Noni, noni

Te susurro noni noni, nooooni …

y tu cabecita se acomoda sobre mi hombro,

tu pelo cosquillea mi piel

logro resistir la tentación de besuquearte,

privilegio tu sueño ante mi deseo.

Mis brazos sienten que tu relajación va llegando,

tu rápido latido lentamente se acompasa con el mio,

juntos relatan una única e irrepetible música,

tus largas pestañas cómplices del cansancio se abanican pesadamente,

con su ritmo lento intentan esconderte alguna distracción,

tus párpados resisten como último bastión de rebeldía,

frente a una somnolencia reparadora que avanza.

Merecido descanso luego de tan ajetreada tarea,

ir descubriendo el mundo.

No hay perlas que puedan lucir mas hermosas sobre mi cuello

que el rodeo de tus pequeños brazos.

De repente, tu suspiro marca la llegada de un sueño mas profundo,

el mio en cambio, exhala vívidamente la gratitud de este momento compartido,

Te amo Ana!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Taller de Meditación

 meditando grupo

Objetivo:

  • Iniciarse en la práctica meditativa.
  • Relajar el cuerpo físico
  • Tranquilizar las emociones
  • Serenar la mente
  • Disminuir de el estrés

A través de nueve clases introductorias descubrí como las herramientas para mejorar la calidad de vida de cada día,  están dentro tuyo.

(Incluye Prácticas chi- kung )

Consulta Disponibilidad de horarios

Informes e inscripción:  meditaciónycrianza@gmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Niños Meditando

niño jugandoTodos sabemos lo observadores que son los niños desde su nacimiento, prestando atención van descubriendo el mundo que los rodea, aprendiendo y adaptándose al medio de vida que los abraza. Ellos examinan y curiosean naturalmente, pasan la mayor parte de su tiempo mirando cosas y circunstancias que hay a su alrededor junto a su gran aliado, el juego.

Como papás seguramente tenemos más de un ejemplo que avale esta característica de la niñez. En la vida diaria aparecen anécdotas que recibimos con sorpresa, cuando escuchamos algún comentario o somos testigos de acciones que ellos realizan, dejando constancia de lo que percibieron en la casa o en el jardín. Cuántos de nosotros alguna vez dijimos ” mirá lo que hizo…” o “¿sabes lo que dijo?… “, ejemplos que dan cuenta del gran poder de observación que tienen, aún cuando parecen estar distraídos, prestando atención a otra cosa, sus sentidos no dejan de enviarle información para su registro.

En estas primeras etapas de la vida, el niño pasa con mucha facilidad y de manera natural, del mundo exterior al mundo subjetivo, habilidad que generalmente vamos perdiendo y adormeciendo a medida que crecemos y nos desarrollamos. Si bien, la capacidad de observarse a sí mismo es inherente al ser, a medida que vamos creciendo y madurando esa cualidad se focaliza más en el afuera, que en el universo interno.

Los pequeños, de manera innata pasan de un estado de observación de la experiencia externa, a un estado de percepción de su mundo interno. Al no tener todavía la capacidad de razonar, el puente entre los dos mundos es flexible y dinámico. Mantener estas características en el tiempo, dependerá de la conservación de ese estado de inocencia y del estímulo favorable del entorno para tal fin. Cuando esto sucede, así como el niño nos hace partícipe de su juego, de la misma manera nos da cuenta de lo que sucede en su interior.

La observación del mundo subjetivo es parte del proceso meditativo, cuyo fin es poder mantener “aceitado” ese puente que nos permite vivir y adaptarnos al mundo manifiesto, sin por ello perder contacto con nuestro propio Ser.  En un entorno adecuado, de respeto por el propio Ser y una contención amorosa, el niño puede no solo manifestar sus vivencias, sino también sostener naturalmente esa conexión, al tiempo que va creciendo y conformando su propia personalidad.

Es el adulto quien tiene la responsabilidad de captar y escuchar con la misma naturalidad, que el niño realiza su propia manifestación. El desafío es dejar de lado, aunque sea solo por un momento, la estructura de nuestro propio puente, que en general ya está mucho más rígido y ceñido por los propios esquemas mentales. Lograr comprender sus comentarios con una atención pura, sin prejuicios, con una mente abierta,  nos permitirá disfrutar de la riquísima experiencia de conocer que está pasando dentro de ellos. Claro, es mucho más fácil justificar nuestra falta de atención y de tiempo bajo la frase “ah, son cosas de niños” ; con esa actitud no solo habremos cerrado las puertas para que compartan experiencias futuras, sintiendo ellos mismos que”esas cosas con los adultos no se hablan”, sino también nos habremos perdido la oportunidad de aprender y enriquecernos como seres humanos.

Cuando uno hace sus primeras prácticas meditativas, apoyados en una respiración serena y una postura cómoda, en general se toma conciencia de la cantidad de pensamientos que se suceden uno tras otro, todo el tiempo, siendo este el primer escalón para luego ejercitar la relajación mental. La observación en los niños, al ser natural y espontánea no necesariamente necesita sostenerse en una postura o en un momento determinado, ellos en el medio de su juego pueden salir y entrar fácilmente del mundo subjetivo al objetivo y viseversa.

Para finalizar, les dejo un ejemplo de esta cualidad infantil rescatado de la vida cotidiana, es un comentario que realizó “Clarita de 4 años” a su abuela, ella en el medio del juego y de la charla le contó: “Abu, tengo un pensamiento y el cerebro me lo cambia”. Así de fresca y espontánea es la ilustración de un niño, cuando sabe que hay un oído presto a escucharlo con atención amorosa.

 

Luz en tu mente y alegría en tu corazón!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La sensibilidad del bebé.

Este vídeo pudo capturar una vivencia extraordinaria, el bebé que se conmueve con el canto de su mamá. Mirarlo enternece e inspira a reflexionar…
¿Cuánto captan los bebes sobre las emociones de su entorno? ¿cuánto influyen los sentimientos de sus padres en él? ¿Y lo que sienten las personas que están a su alrededor, compartiendo su crianza?
La respuesta es mucho! y este vídeo lo demuestra. Los bebés y los niños en general, principalmente en sus primeros años de vida, son muy sensibles a todo lo que pasa en su ámbito, son como esponjas absorbiendo agua.
Es muy fácil penetrar en ellos desde la emoción y desde el sonido, lo difícil como adultos es “darnos cuenta” de tan instantánea influencia. Reflexionemos sobre esto, principalmente cuando lo que transmitimos está vinculado con estados negativos (estrés, tensión, preocupación, rabia, tristeza, o cualquier otro malestar).

Tomarse unos segundos y chequear como estamos, como nos sentimos, antes de acercarse a un bebé es un acto de responsabilidad. En lo cotidiano, es imposible estar bien todo el tiempo, la vida es cíclica y nuestras emociones no escapan a ello, lo que sí está a nuestro alcance, es registrar ese estado.
Cuando captemos que nuestro humor no es el adecuado para exponer a un bebé a esa influencia, es importante parar un momento y tomarse unos segundos para hacer un cambio. A veces es suficiente con realizar dos o tres respiraciones profundas y exhalar con la sincera intención de relajar y soltar ese malestar.
Si esta revisión emocional, acompañada de una actitud de cambio cuando sea necesario, la repetimos una y otra vez, hasta convertirla en un hábito nos habremos beneficiado en primer lugar a nosotros mismos y luego también a nuestro entorno.
Que este vídeo contribuya a que todos tomemos conciencia de este impacto, principalmente aquellos que estamos en contacto con los niños, dejando una mejor impronta en el estado emocional del bebé y edificando así un entorno de bienestar y felicidad.

Luz en tu mente y alegría en tu corazón!

Deja un comentario

octubre 31, 2013 · 15:48

Canción de Luz

DSC_0404Llega el día del niño, los comercios se abarrotan de gente, hay apuros y entusiasmo por las calles. Padres, abuelos, tíos buscan el regalo pedido, otros preguntan por algo que se encuentre dentro del presupuesto dispuesto; hay quienes con sus manos confeccionaron ese regalo que es único y especial para entregar en un día como hoy, portador de la dedicación y el amor que se puso en su obra.

Hay un obsequio que tiene un valor incalculable, no se puede reemplazar y una vez perdido es irrecuperable. No se consigue en las jugueterías, no hay dinero que lo pague, ni tarjeta que lo financie. Cuando se consigue, si no somos conscientes de su presencia, se escurre rápido y “se escapa de las manos”. ¿Qué es?

Sí, el tiempo. Además de los presente habituales, dejemos una impronta de felicidad en un día como hoy, de tiempo compartido. Un juguete es muy bien recibido por los niños; juegan, comparten, disfrutan, algún día se rompe y se olvida,  en el mejor de los casos, entre todos los recibidos en la infancia, solo alguno queda perdurable en el recuerdo. El tiempo compartido con amor, marca una huella que permanece en la eternidad y no se pierde jamás.

Para aquellos que tiene niños dentro de su corazón, pero que viven lejos, o por alguna razón no pueden hoy darles un abrazo, la tecnología está a nuestro favor. Digo “nuestro” porque ese es mi caso, mi nietita vive a 1400kms y me puse a pensar qué regalo le podía hacer, a la distancia. Así nació la idea de escribirle una canción, para entregarle hoy como festejo del “Día del Niño”.

Si bien es cierto, ella fue mi primer motivación, luego vinieron a mi mente, todos los niños que alguna vez sembraron y siembran alegría en mi corazón. Soy una bendecida por la vida, recibí y recibo mucho amor de los pequeños, incluyendo en ellos a mis hijos, en su infancia.

Tal vez, otros también quisieran compartir su canto con los niños que amen. Si no tienen a mano alguna alguna canción, que rápidamente les venga a la memoria, me encantaría que utilicen esta. Su estribillo es muy flexible y puede convertirse en una canción especial, si le ponen el nombre del niño a quien va dedicado. Y si quisieran cantarla en algún jardín de infantes, en lugar del nombre, pongan la palabra “chicos”y donde dice abuela remplacen por “la seño”. Una canción compartida,  con los hijos, sobrinos, nietos, ahijados, alumnos, con cualquier niño que la vida nos acerque en el camino, es una oportunidad de siembra que no podemos desaprovechar.

Esta Canción de Luz es mi regalo para todos los niños. Por supuesto, no tiene pretensiones poéticas, su melodía pertenece creo, a una vieja canción infantil, no recuerdo bien cuál es, quedó grabada en mi mente en aquellos años de docencia. La tomo prestada para ponerle las palabras que brotaron de mi corazón, pensando en los niños de mundo!

Canción de Luz

Hola, hola Bianca, de mi corazón

la abuela te canta su mejor canción.

Que en este lindo día, reine la alegría

y el solcito brille en tu corazón;

con tus amiguitos juega, ríe y canta

juntos saltarán y el cielo tocarán;

que todos los niños canten su canción,

que el sonido sea de transformación.

Un mundo feliz traerá la Paz

y el Amor guiará a la felicidad.

Hola, hola Bianca, de mi corazón,

la abuela te canta su mejor canción

¡Feliz día del niño!

Luz en tu mente y alegría en tu corazón!

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Volver a trabajar después de la maternidad

Naty, hoy amanecí pensando en vos y en todas las mamás que después de haber dado a luz y compartir esos primeros tiempos junto al bebé, tienen que retomar sus tareas laborales.

Mientras preparaba el mate para el desayuno decidí compartir también estas líneas con todos aquellos que leyendo este post tengan la posibilidad de tener una  madre cerca pasando por tales circunstancias, además de su pareja  y familia, tal vez como compañeros de trabajo, amigos,  vecinos y así reflexionar juntos .

Una mujer que después de haber cobijado a un ser en su propio vientre para darle la posibilidad de nacer, que ha dado parte de su propia sustancia para alimentarlo,  que ha renunciado a su descanso para estar en vigilia por el bienestar del recién nacido, que unidos con  su pareja y en familia tienen que re-acomodarse para generar el espacio que necesita el nuevo integrante que ha llegado a esta Tierra, a esa mamá que casi todo su tiempo se distribuye en el cuidado y atención del bebé en los primeros días y meses, de repente le llega el día que tiene que alejarse por primera vez de ese mundo íntimo y en familia para presentarse  a trabajar.

Alejarse sin abandonar, tomar distancia desde el amor, según mi parecer es una de las cosas más difíciles de una maternidad responsable. Educar al niño para que logre ser un adulto “autosustentable”,  que en la construcción de su propia identidad encuentre la libertad de ser, es una tarea que requiere de muchas renuncias de parte de los seres que lo aman y  educan. Esto comienza mucho antes de lo imaginado y tal vez, el regresar a trabajar luego de finalizada la licencia por maternidad sea una gran oportunidad para empezar.

Educar a nuestros  hijos para que aprendan a vivir sin nosotros es un acto de altruismo que es difícil de llevar a cabo y solo se puede lograr si hay un amor asentado en la responsabilidad del ser. Hay corrientes de pensamiento que fomentan la crianza con apego y creo en la buena intención de la propuesta, pero los invito a dar un paso más y hacer una crianza más superadora;  sutilizar ese sentimiento llevándolo a un amor con libertad. El apego requiere de cuidado con dependencia en función de una futura independencia, el amor cuida y educa en libertad  en pos de la construcción de la propia identidad del ser, desde el comienzo, aún desde la panza, pero este será tema de otro escrito para compartir.

Es mi anhelo que todas las mamás, papás y familias que estén pasando por esta circunstancia puedan encontrar serenidad y tranquilidad para retomar sus quehaceres laborales confiando en que todo estará bien y a su regreso brotará la alegría del  re-encuentro.

Una cosa les aseguro, si logran estar concentradas en sus tareas el tiempo que necesiten, sus niños estarán tranquilos y felices, si en cambio en sus mentes hay  inquietud por lo que pudiera estar pasando y sus pensamientos siguen en casa en lugar de estar en la tarea, las personas que quedaron a cargo de ese niño estarán pasando un mal momento tratando de calmar llantos. La conexión del amor es de corazón a corazón. Si logran conectarse con la alegría de la experiencia que brinda el  crecimiento que dignifica, tanto de mamá, papá, como del bebé, entonces prevalecerá el bienestar en la familia.

Luz en tu mente y alegría en tu corazón!

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized